viernes, noviembre 08, 2013

Dos cuadros de barcos recientes

Cuadro de un velero en acuarela
Cuadro en acuarela de un velero en una regata
Una de las cosas que más me atrae a al hora de pintar una escena de barcos es la de recrear fielmente el ambiente marino, es decir, que al ver el cuadro se pueda percibir con claridad del ambiente en el que se encuentra el velero. Esto es lo que intento cada vez que me propongo realizar este tipo de escenas tanto en óleo como en acuarela y la última ocasión que he tenido creo que me he acercado bastante a lo que deseaba. Partiendo de un dibujo como base con bastante detalle he realizado la pareja de cuadros que presento aquí. Se trata de dos escenas en alta mar
cuadro de un barco
Cuadro en acuarela de un velero navegando
en la que dos veleros atraviesan un mar embravecido y a los lados se producen una serie de efectos por la espuma que levantan las embarcaciones y se aprecian diferentes tonalidades de azul y verde. Un trabajo complicado y de varias sesiones en las que juego con el blanco del papel y con gouache tipo tempera de color blanco para recrear diferentes atmósferas. Una persona que sigue este blog me comentó que siempre creía que las olas se realizaban usando el blanco del papel a lo que le respondí que en efecto era así aunque muchos acuarelistas utilizamos esta tempera para realizar
este tipo de acabados aunque en la acuarela no conviene usarlo demasiado ni abusar de ello ya que se suele usar un sólo color de tempera para este tipo de técnica.
Volviendo al sentido de los cuadros, a la representación en estado puro del mar porque al final se trata de eso de querer representar en estado puro un ambiente ya sea marino o de otro lugar, así sucede lo mismo con los paisajes de montaña, el representar este tipo de paisajes con todas las estribaciones y perfiles rocosos del paisaje montañoso es todo un reto pero también algo muy bonito.
Publicar un comentario