lunes, septiembre 05, 2016

Dos cuadros de tema similar con diferente luz

Dos cuadros de el puerto deportivo de Gijón pintado en acuarela con diferente luz.

En varias ocasiones he pintado cuadros de este lugar tan famoso de la ciudad de Gijón y en muchas ocasiones a diferentes horas del día.



Acuarela del puerto deportivo de Gijón
Cuadro en acuarela del puerto deportivo de Gijón con luz de tarde.
En ocasiones he pintado este tema pero hoy me gustaría hablar de la diferencia de luz y de momentos del día en el que he realizado algunos cuadros del puerto deportivo de Gijón como en otras ocasiones he pintado de otro tema diferente.

Es interesante siempre estudiar los cambios de luz que se producen en un lugar o paisaje determinado a la hora de pintar un cuadro. Esta observación siempre es positiva para el artista y siempre se pueden sacar distintas conclusiones y sobre todo diferentes modos de ver la misma cosa pero de distinto modo.

Como he comentado en ocasiones anteriores la luz determina nuestra vida y como artista soy muy sensible a cualquier tipo de cambio que se produce en los lugares que visito. Esto es realmente interesante. En las imágenes que he adjuntado aquí se puede ver el tema parecido pero con una luz distinta. Se trata del puerto deportivo de Gijón en el que se ven varios barcos amarrados en el muelle y su reflejo así como el de la ciudad sobre el agua.

Cuadro en acuarela del puerto deportivo de Gijón
Cuadro en acuarela con luz de mañana del puerto deportivo de Gijón
En el primero, una luz crepuscular invade toda la composición del cuadro con tonos en el cielo de azul oscuro, gris y naranjas mezclados con algún rosa y morado. Las fachadas de los edificios se tiñen de color ocre y amarillo y todo cobra un tono mas apagado.

Aún así el reflejo del agua y algunos barcos amarrados aportan un punto luminoso al cuadro.

Por otro lado tenemos el cuadro de la zona inferior con luz de mañana en el que los colores del cuadro brillan mucho más y los reflejos en el agua son más intensos. La luz ilumina todos los edificios que marcan la línea del horizonte y las nubes en el cielo dispersas también aportan luminosidad. 

Como decía anteriormente son dos puntos de vista distintos que a pesar de tener un formato distinto y que un cuadro es más apaisado y el otro más cuadrado y haber variaciones de composición adaptándolas a cada tamaño,  el motivo es el mismo, el mismo lugar pero la luz hace que parezcan lugares muy distintos y esto es la magia de la luz y lo que aporta a cada pintura.

Publicar un comentario