martes, agosto 09, 2016

Dos cuadros de atardeceres.


Atardecer en la Pedriza, oleo sobre lienzo

No hace mucho he pintado dos cuadros de pequeño formato y de tema similar. Se trata de dos atardeceres en los que la luz de ese momento del día protagoniza los dos cuadros. La luna es otro elemento que tiene su protagonismo en ambas pinturas apareciendo entre las últimas luces del día en un cielo de tono claro.El primer cuadro es un atardecer en la zona de la Pedriza en Madrid.


El entorno como su propio nombre indica se compone de piedras de diferentes formas creando un laberinto de figuras que es realmente atractivo. El momento del día que represento pronuncia sus sombras largas y tiñe de color anaranjado y ocre las piedras.

Atardecer en Carrión de Calatrava, oleo sobre lienzo

En el siguiente cuadro los elementos que lo componen son casi iguales pero el paisaje es totalmente diferente. En esta ocasión pinto un humedal en los alrededores de las Tablas de Daimiel. La luna al igual que el cuadro anterior también hace su presencia de un modo tímido y los colores y la luz de tonos rojizos y ocre convierten el paisaje en una escena otoñal con colores propios en este lugar es esa estación.


Son muy evocadores los atardeceres proyectando multitud de sensaciones e inspirando gran cantidad de cosas distintas y que otros momentos del día no producen y por eso me gusta realizar cuadros de este momento del día.

Publicar un comentario