lunes, diciembre 14, 2015

Últimos cuadros al óleo realizados

Algunos paisajes al óleo pintados recientemente

Paisajes impresionistas de España

Paisaje de amapolas de Llibert, Alicante, óleo sobre lienzo
Hoy quiero compartir mis últimos cuadros realizados al óleo. Se tratan de paisajes de diferentes lugares de España en los que se puede ver reflejado el estilo impresionista que impera en mi pintura en los últimos tiempos.

Se trata de marinas de y de cuadros de paisajes en los que la pincelada pequeña y corta muy junta entre sí y yuxtapuesta va formando toda la composición del cuadro.
Todos los cuadros tienen cosas en común entre sí a pesar de tratarse de temas muy distintos y de no parecerse en el motivo si que lo hacen en la técnica que he empleado al pintarlos ya que como se puede apreciar son muy parecidos.
Cuadro al óleo de una vista del pico Aneto
En algunos de estos cuadros el motivo a pintar no lo he elegido yo sino que me lo han encargado a través de una fotografía pero siempre es un placer poder pintar cualquier tema ya que en cada tema hay siempre algo por descubrir.


Cuadro al óleo de la bahía de Santander
La pincelada compone todo el cuadro, es decir el modo en el que se pinta cada cuadro con pinceladas en diferentes direcciones que hacen que el cuadro a modo de mosaico cobre consistencia cuando nos alejamos y lo vemos a cierta distancia lo cual aporta cierta magia a cada obra. Capturando una impresión de cada momento de cada instante de luz vivido bien pintado a través del ojo de la cámara o del mio en un momento determinado. Esos instantes que son plasmados con ciertas imperfecciones por el ojo del artista pero que por otro lado aportan gran cantidad de emociones y sentimientos a lo que se está viendo a pesar de la falta de perfección pero esto es algo fundamental en arte.

Cuadro al óleo de Es Pontàs, Mallorca
Y he decidido poner estas obras de reciente creación por un motivo y es que todos los cuadros tienen en común la técnica empleada y el estilo y el tema, todos son paisajes, pero sobre todo algo complicado de conseguir en pintura y es el hecho de tener una obra con un hilo conductor tanto en el modo de realizar cada cuadro o en el tema elegido. Quizás pintar sea lo más fácil, pintar en realidad lo hace todo el mundo de un modo o de otro pero encontrar el camino que uno desea es lo complicado, llegar a tener una obra consistente en tema y técnica y tener una obra redonda.

Cuadro al óleo de la playa de la Franca, Asturias
La pintura es un arte con resultados a largo plazo, en realidad creo que todas las artes lo son y en una sociedad en la que la inmediatez es algo normal en el día a día es una frivolidad dedicarse a algo como la pintura pero si se desea dedicar a esto hay que tener grandes dosis de paciencia y dedicación y poco a poco se van viendo resultados, todo forma parte de un proceso lento de aprendizaje del que nunca se acaba de aprender, es complicado de explicar pero este es el resultado de las últimas pinturas que he realizado en los últimos tiempos y de las que estoy satisfecho ya que me parece que tienen entre sí puntos comunes. 

Creo que cuando se comienza a pintar se realizan todo tipo de cuadros con diferentes motivos por la ansiedad que nos apremia el hecho de querer pintar todo lo antes posible y las influencias de los artistas que más nos gustan nos atraen distorsionando la realidad de las cosas y queriendo realizar cuadros con motivos muy espectaculares cuando lo que en realidad funciona mejor y nos daremos cuenta con el paso del tiempo son los motivos sencillos como ya he comentado aquí en otras ocasiones.

Esto lo aprenderemos con el paso del tiempo, con el día a día, nos daremos cuenta que pintar es algo más que poner pinceladas sobre una tela sino expresar de manera involuntaria (es decir con nuestro estilo) cosas sobre ese lienzo de modo que pasados los años quien vea nuestros cuadros sepan relacionarnos inmediatamente. Pero es inevitable pasar por todo como todos los artistas lo hicieron antes. El mismo Van Gogh pasó por multitud de etapas en las que su pintura va cambiando hasta que la sociedad en todo el mundo es capaz de distinguir un cuadro de Van Gogh sin entender de pintura porque esos cuadros de su ultima etapa con trazos retorcidos y marcados han quedado tan impresos en el imaginario colectivo de todo el mundo que son universales y por lo tanto perfectamente reconocibles. Esto en menor medida puede ocurrir con nuestra pintura si dedicamos nuestro tiempo a encontrar nuestro propio camino.





Publicar un comentario