lunes, diciembre 21, 2015

Pintar bien y pintar mal

A veces juzgamos demasiado rápido los cuadros de cualquier artista que no se adapta a nuestro concepto de lo que debe ser una obra de arte.

Pero ¿qué es pintar bien? ¿cuando un cuadro es bueno?

A veces me pregunto todo esto cuando estoy frente a uno de mis cuadros . Es complicado dar respuesta a esto ya que hay muchas zonas grises y no es todo blanco o negro.

Cuadro al óleo de Edouard Vuillard
A veces escucho la frase: " tal artista o tal otro pinta muy bien" o " pues aquel pintor pinta muy mal" y he de reconocer que me fascina lo claro que lo tienen muchas personas en cuanto a arte se refiere ya que siempre me ha costado mucho decidir o tener un juicio sobre este tema.

Casi todos los artistas en sus comienzos suelen dar bandazos, no se deciden por el tema a pintar y se sienten atraídos por muchos motivos, ven que todo se puede representar, que todo se puede plasmar en el lienzo que es verdad y es una realidad pero pasado un tiempo el que decide continuar su carrera artística podrá comprobar lo complicado que es todo en apariencia sencillo ya que lo difícil es encontrar la idea, el tema sobre el que trabajar durante tiempo, a veces semanas, a veces meses, a veces años. Conseguir la idea sobre la que trabajar es complicado, a veces viene por si sola y a veces algo nos aporta la idea. Puede ser en el medio figurativo o en el medio abstracto.

Digo esto porque la idea y el conocimiento de la obra de otros artistas tanto actuales como de épocas pasadas nos aportarán una visión más amplia de lo que es al pintura, de entender el motivo en el que trabajaron otros artistas y nos ayudará a comprender y encontrar el nuestro.

Al principio casi siempre tenemos algunas predilecciones por algunos artistas y de manera errónea solemos desechar a los otros pero todo se basa en el conocimiento. La mayor parte de las veces no nos gusta porque no lo conocemos. Si acudimos a una exposición de un artista y nos empapamos bien de todo su trabajo y lo comprendemos o nos lo explican suele pasar que nuestro concepto cambia, puede que nos siga sin gustar por muchos motivos algunos incluso irracionales, simplemente no nos gusta pero por lo menos tendremos una visión y un conocimiento del mismo y esto hará inevitablemente que lo veamos de otro modo.
Camille Pissarro, oleo sobre lienzo


Por eso también animo a visitar las exposiciones que se hagan en museos o galerías de arte ya que hará que nuestro concepto respecto a algún artistas del que tenemos dudas cambie,

Recuerdo que hace años no me acababan de convencer los artistas impresionistas, sobre todo los franceses, pensaba que estaban sobrevalorados y me inclinaba más por otro tipo de pintura en la que la línea y el dibujo estaba más presente y no pintaban con el color. Pues bien, al cabo de los años mi pintura se ha ido transformando y he ido adoptando esas influencias en mi pintura. Recuerdo que no me acababa de convencer ni Pissarro ni Monet pero me negué a conformarme con mi opinión y decidí conocer a través de muchos medios, libros, epistolarios, visitas a exposiciones, vídeos etc...cambiando mi opinión con el tiempo. Esto me ha sucedido con el grupo Nabis también, ahora me parece una maravilla contemplar esa pintura.

De modo que al final he llegado a la conclusión que me gustan todos y todas las épocas, de cada artista, de cada movimiento pictórico se puede sacar una lectura positiva y enriquecedora. No es fácil decir que es pintar bien y mal, creo que es muy complicado y no creo que existan esos términos en arte.


lunes, diciembre 14, 2015

Últimos cuadros al óleo realizados

Algunos paisajes al óleo pintados recientemente

Paisajes impresionistas de España

Paisaje de amapolas de Llibert, Alicante, óleo sobre lienzo
Hoy quiero compartir mis últimos cuadros realizados al óleo. Se tratan de paisajes de diferentes lugares de España en los que se puede ver reflejado el estilo impresionista que impera en mi pintura en los últimos tiempos.

Se trata de marinas de y de cuadros de paisajes en los que la pincelada pequeña y corta muy junta entre sí y yuxtapuesta va formando toda la composición del cuadro.
Todos los cuadros tienen cosas en común entre sí a pesar de tratarse de temas muy distintos y de no parecerse en el motivo si que lo hacen en la técnica que he empleado al pintarlos ya que como se puede apreciar son muy parecidos.
Cuadro al óleo de una vista del pico Aneto
En algunos de estos cuadros el motivo a pintar no lo he elegido yo sino que me lo han encargado a través de una fotografía pero siempre es un placer poder pintar cualquier tema ya que en cada tema hay siempre algo por descubrir.


Cuadro al óleo de la bahía de Santander
La pincelada compone todo el cuadro, es decir el modo en el que se pinta cada cuadro con pinceladas en diferentes direcciones que hacen que el cuadro a modo de mosaico cobre consistencia cuando nos alejamos y lo vemos a cierta distancia lo cual aporta cierta magia a cada obra. Capturando una impresión de cada momento de cada instante de luz vivido bien pintado a través del ojo de la cámara o del mio en un momento determinado. Esos instantes que son plasmados con ciertas imperfecciones por el ojo del artista pero que por otro lado aportan gran cantidad de emociones y sentimientos a lo que se está viendo a pesar de la falta de perfección pero esto es algo fundamental en arte.

Cuadro al óleo de Es Pontàs, Mallorca
Y he decidido poner estas obras de reciente creación por un motivo y es que todos los cuadros tienen en común la técnica empleada y el estilo y el tema, todos son paisajes, pero sobre todo algo complicado de conseguir en pintura y es el hecho de tener una obra con un hilo conductor tanto en el modo de realizar cada cuadro o en el tema elegido. Quizás pintar sea lo más fácil, pintar en realidad lo hace todo el mundo de un modo o de otro pero encontrar el camino que uno desea es lo complicado, llegar a tener una obra consistente en tema y técnica y tener una obra redonda.

Cuadro al óleo de la playa de la Franca, Asturias
La pintura es un arte con resultados a largo plazo, en realidad creo que todas las artes lo son y en una sociedad en la que la inmediatez es algo normal en el día a día es una frivolidad dedicarse a algo como la pintura pero si se desea dedicar a esto hay que tener grandes dosis de paciencia y dedicación y poco a poco se van viendo resultados, todo forma parte de un proceso lento de aprendizaje del que nunca se acaba de aprender, es complicado de explicar pero este es el resultado de las últimas pinturas que he realizado en los últimos tiempos y de las que estoy satisfecho ya que me parece que tienen entre sí puntos comunes. 

Creo que cuando se comienza a pintar se realizan todo tipo de cuadros con diferentes motivos por la ansiedad que nos apremia el hecho de querer pintar todo lo antes posible y las influencias de los artistas que más nos gustan nos atraen distorsionando la realidad de las cosas y queriendo realizar cuadros con motivos muy espectaculares cuando lo que en realidad funciona mejor y nos daremos cuenta con el paso del tiempo son los motivos sencillos como ya he comentado aquí en otras ocasiones.

Esto lo aprenderemos con el paso del tiempo, con el día a día, nos daremos cuenta que pintar es algo más que poner pinceladas sobre una tela sino expresar de manera involuntaria (es decir con nuestro estilo) cosas sobre ese lienzo de modo que pasados los años quien vea nuestros cuadros sepan relacionarnos inmediatamente. Pero es inevitable pasar por todo como todos los artistas lo hicieron antes. El mismo Van Gogh pasó por multitud de etapas en las que su pintura va cambiando hasta que la sociedad en todo el mundo es capaz de distinguir un cuadro de Van Gogh sin entender de pintura porque esos cuadros de su ultima etapa con trazos retorcidos y marcados han quedado tan impresos en el imaginario colectivo de todo el mundo que son universales y por lo tanto perfectamente reconocibles. Esto en menor medida puede ocurrir con nuestra pintura si dedicamos nuestro tiempo a encontrar nuestro propio camino.