sábado, diciembre 27, 2014

Pintar como un niño

En muchas ocasiones a lo largo de la historia del arte, muchos artistas después de muchos años de trabajo y evolución en su producción artística se preguntan o reflexionan sobre el hecho de que los niños cuando comienzan a pintar lo hacen de un modo espontáneo y instintivo, sin pensar demasiado en lo que se está haciendo de modo que se conecte directamente con una parte de nuestro cerebro o de nuestra alma, según se mire y se plasme de modo fugaz eso que llevamos en nuestro interior.

Renoir, al final de su vida en los últimos años cuando volvió a pintar desnudos y trataba de mezclar las pinceladas unas con otras de un modo muy suelto con una pintura muy diluida con poca pasta o consistencia y comentaba que toda su vida se había complicado demasiado la vida con la pintura y que había que mezclar los colores unos junto a otros pero sobre todo hacer las cosas sin pensar demasiado y actuar de un modo instintivo como pintan los niños. Quizás parezca una conclusión simple después de varios años de trabajo pero en realidad no lo es.

Picasso también dijo que comenzó pintando como Rafael y terminó haciéndolo como un niño. Precisamente el periodo al que el se refiere es también el de la última etapa cuando Picasso se consolida como una figura fundamental en el mundo de al pintura.

Otros artistas como Francis Bacon cuando le preguntaron sobre su formación y sobre si había estudiado Bellas Artes o en alguna Escuela de Arte contestó que si lo hubiera hecho tendría que haber olvidado lo aprendido para aprender de nuevo todo frente al lienzo.

Como se puede ver son artistas muy dispares unos de otros y de diferentes épocas y todos aluden al hecho de aprender algo de un modo instintivo, claro está con una base técnica por supuesto pero con esa frescura y espontaneidad que tienen los niños cuando se ponen frente a un papel con sus pinturas, algo muy sencillo en apariencia pero difícil cuando nos ponemos frente al lienzo.


Publicar un comentario