domingo, mayo 18, 2014

La educación en el largo camino de la pintura. Algunos tópicos en cuestión

George Inness, cuadro al oleo
Cuadro al óleo de George Inness

En muchas ocasiones me han preguntado si imparto clases de pintura o algún tipo de cursos de grupos relacionados con la pintura. La respuesta es no.

Este tipo de clases son muy caras comparando el beneficio que se va a conseguir de ellas. El camino de la pintura va por otro lado y mi recomendación es que es mejor emplear ese dinero de esas clases en visitar museos, comprar material de trabajo de buena calidad y libros que nos muestren diferentes técnicas.

El camino del arte está en nuestras manos y debemos aprender gran parte por nuestra cuenta, por supuesto sin olvidar que la técnica nos la deben enseñar pero el resto es responsabilidad nuestra.
El huerto de Éragny, oleo sobre lienzo, Camille Pissarro
El huerto de Éragny, oleo sobre lienzo, Camille Pissarro

No se trata de aprender a hacer algo concreto sino de encontrar nuestro propio camino o para que se entienda mejor nuestro propio estilo y esto se consigue analizando la obra de otros artistas tanto contemporáneos como de otras épocas, trabajando muy duro y cometiendo gran cantidad de errores sin que ello nos detenga y sobre todo nunca creer que ya hemos llegado al final, nunca conformarse porque lo cierto es que no hay una meta, el trabajo de artista está en un continuo cambio y nunca se deja de aprender algo nuevo, si bien es cierto que llegamos a un punto en el que nos sentimos cómodos con lo que conseguimos como digo nunca hay que dejar la curiosidad apartada ya que es el motor que mueve a cualquier artista a llegar a nuevos lugares.
Vieja friendo huevos, oleo sobre lienzo, Diego Velázquez
Vieja friendo huevos, oleo sobre lienzo, Diego Velázquez

Con el tiempo se ve claramente cuál es el camino que nos gustaría seguir y los motivos a pintar y no debemos apartarnos de el, ya que iremos experimentando nuevas cosas en nuestros cuadros y nos sentiremos tentados por seguir el camino de otros pero hay que seguir en el nuestro con rumbo fijo y por supuesto aceptando las influencias de otros artistas o movimientos artísticos que son inevitables.

Las clases, los cursos y la propia carrera universitaria de Bellas Artes nos ofrecerán una base de conocimiento pero es necesario ese impulso y tenacidad casi de científico para conseguir poco a poco buenos resultados. Todos los artistas han pasado por ese mismo camino, los consagrados y los que no han llegado tan lejos, eso es lo de menos, lo importante es ser honesto con el trabajo que se realiza y conseguir poco a poco ser nosotros mismos, expresando nuestro propio lenguaje a través de nuestras propias obras. No hay atajos, un artista ( y esto es extensible a otras disciplinas artísticas) está en continuo aprendizaje, las veinticuatro horas pensando en su profesión lo que le hace un poco esclavo de ello.
Niños en la orilla del mar, oleo sobre lienzo, Joaquín Sorolla
Niños en la orilla del mar, oleo sobre lienzo, Joaquín Sorolla


Otra de las cosas en las que se suele caer es en pensar que la pintura relaja, siento decir que no es cierto al menos para los que nos dedicamos a esto de modo profesional, pocas veces la pintura relaja, quizás lo hace cuando conseguimos un objetivo pero enseguida se interpone otro para mejorarlo y este es otro de los puntos a destacar, no conformarse con los resultados.

A lo largo de este artículo he puesto una serie de cuadros de diferentes artistas de diferentes países y épocas entre los que se puede apreciar el estilo o "camino" escogido por cada uno. Cada obra es muy diferente a la anterior sin embargo unas beben de las otras de modo inevitable en sus influencias pero sin perder personalidad cada una y haciendo algo único, esto es realmente lo complicado en pintura porque pintar mejor o peor lo puede hacer cualquiera pero dejar tu sello de modo inherente y que tu obra tenga pedigrí propio es lo realmente complicado.

 El avance es lento y los resultados son a largo plazo pero como siempre digo no hay nada que un poco de trabajo no pueda solucionar.


lunes, mayo 12, 2014

La luz de Mallorca en dos cuadros al oleo


Una de las cosas que siempre me planteo en todos mis cuadros es la luz del lugar que voy a pintar tanto si se trata de un paisaje, una marina o un retrato ya que el retrato al igual que los paisajes tienen una luz y un entorno muy particular y me gusta siempre captar la luz del momento y del lugar para que sea recordado bien. De esta manera en las últimas semanas he pintado un par de cuadros de Mallorca en el que he retratado la luz de dos lugares muy distintos, uno de interior y otro de costa.
Cuadro al óleo de unos llaüts en Cala Figuera, Mallorca
Cuadro al óleo de unos llaüts en Cala Figuera, Mallorca
En el primer cuadro al oleo he pintado una serie de botes conocidos como llaüts y que se utilizan para ir de una cala a otra en prácticamente todas las Islas Baleares. Se trata de una embarcación tradicional que se usaba para pescar antes y que ahora se utiliza sobre todo como embarcaciones de recreo. El caso de este cuadro es que había una luz muy bonita en ese lugar y me gustaba la idea de poder pintarlo con esos reflejos en el agua y esa luz en el caso de las embarcaciones que resalta con los colores verdes y azules que se mezclan en el agua. Un cuadro en el que el cielo no está presente ya que detrás de las barcas se puede apreciar vegetación y algunas chumberas de color verde claro a la derecha.

Cuadro al óleo de un paisaje de Santanyi en Mallorca
Cuadro al óleo de un paisaje de Santanyi en Mallorca
El otro cuadro es un paisaje del interior de Mallorca ya que la isla ofrece un paisaje muy variado y este de Santanyi ofrece un paisaje más rural con unas ovejas pastando y al fondo las casas y la torre de la iglesia con un estilo muy impresionista al igual que el cuadro anterior. Se trata de otro tipo de luz que siendo todavía Mediterráneo ofrece la luz de los paisajes de interior y que en la costa de Levante también se puede apreciar. Un cuadro de tonos muy suaves a una hora del día diferente al anterior oleo. Mientras que este está realizado con una luz de tarde el cuadro de los llaüts está pintado con una luz de mediodía por lo que las diferencias se ven claramente. Mallorca ofrece multitud de posibilidades para realizar todo tipo de paisajes ya que abundad los motivos pictóricos a cada paso que se da.

viernes, mayo 02, 2014

Revisitando a Sorolla en Jávea

El bote blanco, oleo sobre lienzo
El bote blanco, oleo sobre lienzo
Me encuentro pasando unos días en Jávea. Este lugar fue durante una campaña de verano de 1905 el lugar que Joaquín Sorolla eligió para realizar varias obras y poder quitarse las ganas que tenía de poder venir a pintar algunos cuadros del Mediterráneo. Si se observa la obra de Sorolla se puede apreciar que hay muchos temas que tienen como telón de fondo este lugar de la costa alicantina. Conocía el lugar pero lamentablemente no tuve buen tiempo cuando lo visité por primera vez aunque de alguna manera pude intuir de lo que hablaba Sorolla en sus cartas a su esposa Clotilde cuando decía: "Jávea sublime, inmensa, lo mejor que conozco para pintar..."  Y continúa más adelante con«.. tiene todo lo que yo deseo y más, y si tu vieras lo que tengo delante de mi casita, no encontrarías palabras para enaltecerlo; yo enmudezco de la emoción que aún me domina; imagínate que mi casa está situada en el mismo Monte Carlo; esto es todo una locura de sueño, el mismo efecto que si viviera dentro del mar, a bordo de un gran buque ¡¡Qué mal hiciste en no venir!!, serías tan feliz… ¡gozarías tanto!... este es el sitio que soñé siempre, Mar y Montaña, pero ¡qué mar!"


María y Clotilde en las rocas, oleo sobre lienzo
María y Clotilde en las rocas, oleo sobre lienzo

De este modo describía el pintor valenciano el lugar que hoy visito por segunda vez y sobre todo del que estoy disfrutando de la mano del artista viendo el Cabo de San Antonio de nuevo, la isla de Portixol o otros tantos lugares que Sorolla retrató con maestría plasmando esa luz de la que le hablaba a su mujer en sus cartas.

Jávea
Jávea

En efecto recorriendo algunos de los paisajes de Jávea se puede apreciar que la luz que hay en este lugar es muy distinta a la de otras partes del Mediterráneo incluida a la de la Valencia natal del artista ya que es realmente espectacular el color del azul del mar, azul ultramar tal y como se llamar el color para denominar ese azul intenso que probablemente se bautizara después de ver en un día claro este mar. A lo largo de un día pude apreciar cómo el color cambiaba ya que amaneció algo nublado y de repente a lo largo de la mañana el sol salió y el color del mar cambió por completo transformándolo en un azul puro, intenso al igual que las calas de aguas transparentes.

En las rocas, Jávea, oleo sobre lienzo, Joaquín Sorolla
En las rocas, Jávea, oleo sobre lienzo, Joaquín Sorolla
Por otro lado dispone de gran cantidad de lugares por el interior que ofrecen paisajes espectaculares con el monte Montgó muy cercano lo que hace que el conjunto del sitio sea un autentico paraíso para cualquier artista que quiera pasar unos días por aquí pintando o por lo menos tomando apuntes, notas y demás como en mi caso y no por ello arrepentido aunque algún día me vendré por aquí con todo lo necesario para pintar este lugar al natural.
Cuadro al óleo de Jávea
Luz de tarde, Jávea
Aquí he querido añadir algunos cuadros al oleo que Sorolla pintó en esos días que pasó por aquí y que fué tan feliz haciéndolo a pesar del cansancio que acumulaba de los años pasados y de algunas desgracias ocurridas en su entorno familiar. El encargo que la Hispanic Society le había encomendado para la decoración de varios paneles del mismo lugar en Nueva York le absorbió muchos meses dejando apartados los temas que le gustaba pintar.

El Cabo de San Antonio, Jávea
El Cabo de San Antonio, Jávea
Junto con los cuadros he intercalado algunas fotografías que he tomado desde algunos lugares que en su día el mismo Sorolla tomó como referencia de manera que con los cuadros y las fotografías originales se puede ver más de cerca que la luz que pintó en sus cuadros es la que realmente hoy día se puede apreciar aún por lo que el artista ofreció una visión del lugar realmente sincera y honesta y igual a la que existe en la realidad.