lunes, abril 21, 2014

Dos tipos de luz en dos cuadros al oleo


Sierra Nevada con luz de mañana, oleo sobre lienzo
Atardecer en Sierra Nevada. Cuadro al óleo
 Hoy voy a comentar un par de cuadros en el que el motivo principal es igual en ambos cuadros pero que la luz es distinta por lo que hace que los cuadros a pesar de tener el mismo sujeto son totalmente diferentes y nos inspiran algo muy distinto, de ahí la importancia de la luz en los cuadros.
En el primer cuadro con una luz de mañana que ilumina toda la montaña y con un punto de vista mucho más cercano a la montaña nos ofrece un primer término con árboles totalmente iluminados y una montaña que reluce por su luminosidad de un blanco con sombras azuladas. El cielo es otro elemento fundamental con un tono azul cielo muy claro. Si lo comparamos con el siguiente oleo en el que aparece el mismo pico desde una vista algo más lejana y con luz de tarde veremos que ambos oleos nos inspiran cosas diferentes y nos ofrecen miradas diferentes de la misma montaña pero la luz determina lo que el cuadro nos ofrece.
Y no sólo la luz sino la sombra también ayuda a que la escena del cuadro sea más luminosa como es el caso del segundo oleo en el que la luz de la zona baja de la montaña hace que la luz anaranjada de la parte superior cobre relevancia. Por tanto la luz es la parte más fundamental de un cuadro ya que determina lo que nos inspira.
Publicar un comentario