sábado, febrero 01, 2014

El atractivo del motivo en un cuadro

 Es muy posible que la fuerza y motivos que me empujen a pintar un cuadro ya sea en oleo o acuarela o simplemente un dibujo sean quizás el capturar pequeños momentos de la vida. Momentos cotidianos  que a simple vista en nuestra rutina o vida diaria no sean muy atractivos para nosotros pero que una vez que superamos esa barrera y nos ponemos a pintar vemos los interesantes que se vuelven y más cuando acabamos el trabajo realizado y vemos que el momento que en un principio nos parecía demasiado vulgar para llevarlo al lienzo de repente se convirtió en algo muy interesante. Esto ya lo hacían los impresionistas saliendo de al composición y motivo establecido en su época y pintando a personas o situaciones cotidianas con un punto de vista que nos muestran de modo casi fotográfico una situación concreta. Y es que la invención de la fotografía y la pintura impresionista van casi de la mano siendo muy complementarias ambas disciplinas.
Pero como decía al principio en mi pintura es muy probable que el impulso venga de retratar situaciones cotidianas, quizás porque nuestra vida está llena de estos momentos y es realmente bonito poder pintarlos.
Publicar un comentario