martes, noviembre 26, 2013

Cuadros en acuarela de flores.

Paisaje de flores violetas, acuarela sobre papel
Cuadro de flores violetas, acuarela sobre papel
 Uno de los motivos que suelo pintar de manera recurrente son los paisajes de flores. Paisajes con un fondo alejado, una línea del horizonte cortada por colinas y montañas y una franja de cielo pequeña en tonos claros. Me gusta la sensación vivida de caminar entre un campo de flores de colores y esto atraparlo y llevarlo a la pintura, creo que es bastante interesante sobre todo el poder ofrecer esta visión y sensación al resto de la gente que lo está viendo en ese momento. Estos dos cuadros realizados por encargo para una persona amante de las escenas de flores los he pintado con una técnica algo diferente a lo que suelo utilizar con acuarelas. He utilizado muchas capas de pintura. Para ello he utilizado un papel con bastante gramaje y de gran resistencia ya que al aplicar varias capas de color con agua el papel debería aguantar lo suficiente. He pintado capas de pintura con bastante agua sobre las que ya estaban pintadas de este modo se han creado una especie de veladuras de color que se van mezclando entre sí. El fondo también tiene su tratamiento de color habiéndolo diluido y difuminado para crear una atmósfera de niebla de color. En realidad este tipo de pintura está cerca de la abstracción por la mezcla de color pero el resultado es bueno. Espero que os guste.

miércoles, noviembre 13, 2013

Cuadros de árboles ¿cómo pintarlos?

Cuadro al óleo de un paisaje de árboles
Cuadro al óleo de un paisaje con árboles
Uno de los temas que más me ha costado realizar y conseguir lo que deseaba a lo largo de los años son los cuadros en los que los árboles son el protagonista principal. Es complicado por su estructura al igual los cuadros de paisajes de flores en los que debe haber una composición que aporte armonía. Pasa lo mismo con los árboles, es uno de los temas que más problemas suelen dar por eso voy a ofrecer algunos consejos sobre cómo pintarlos en este caso al oleo partiendo de la imagen que he adjuntado de un conjunto de árboles en una escena de verano.
Lo primero que vamos a hacer es con granes bloques o zonas de color de cada árbol, sin mucha complicación y sobre todo sin detallarlo, sólo el color que predomine de fondo en este caso une mezcla de verde tierra y azul ultramar y para ello utilizaremos un pincel de grandes proporciones, dependiendo claro del tamaño de lienzo que tengamos delante pero un número veinte estaría bien, y sobre todo, insisto, sin detallar, sólo una mancha de color con la forma que tiene el árbol. A continuación vamos poniendo alguna rama ya que esto nos ayudará a tomar la forma del propio árbol ya que es en rigor el esqueleto que mantiene su estructura. Y a partir de aquí usando pinceles más finos utilizaremos tonos más claros, valores más luminosos poniendo las hojas que nos harán resaltar las hojas. Una vez tengamos esto listo deberemos ir poniendo color al cielo y recortar con este color de fondo el árbol, esto es, darle la forma necesaria para logra el aspecto del árbol.
Estos son los pasos que empleo en algunos de mis cuadros a grandes rasgos y resumiendo se trata de que a partir de una gran mancha de color oscura de fondo ir añadiendo con más detalle el resto de colores para darle volumen. Es importante la observación, es importante salir al campo y observar cómo se compone un árbol, su forma, cómo se mueve, todo, porque de este modo, cuánto más sepamos mejor lo trasladaremos al lienzo o al papel.



viernes, noviembre 08, 2013

Dos cuadros de barcos recientes

Cuadro de un velero en acuarela
Cuadro en acuarela de un velero en una regata
Una de las cosas que más me atrae a al hora de pintar una escena de barcos es la de recrear fielmente el ambiente marino, es decir, que al ver el cuadro se pueda percibir con claridad del ambiente en el que se encuentra el velero. Esto es lo que intento cada vez que me propongo realizar este tipo de escenas tanto en óleo como en acuarela y la última ocasión que he tenido creo que me he acercado bastante a lo que deseaba. Partiendo de un dibujo como base con bastante detalle he realizado la pareja de cuadros que presento aquí. Se trata de dos escenas en alta mar
cuadro de un barco
Cuadro en acuarela de un velero navegando
en la que dos veleros atraviesan un mar embravecido y a los lados se producen una serie de efectos por la espuma que levantan las embarcaciones y se aprecian diferentes tonalidades de azul y verde. Un trabajo complicado y de varias sesiones en las que juego con el blanco del papel y con gouache tipo tempera de color blanco para recrear diferentes atmósferas. Una persona que sigue este blog me comentó que siempre creía que las olas se realizaban usando el blanco del papel a lo que le respondí que en efecto era así aunque muchos acuarelistas utilizamos esta tempera para realizar
este tipo de acabados aunque en la acuarela no conviene usarlo demasiado ni abusar de ello ya que se suele usar un sólo color de tempera para este tipo de técnica.
Volviendo al sentido de los cuadros, a la representación en estado puro del mar porque al final se trata de eso de querer representar en estado puro un ambiente ya sea marino o de otro lugar, así sucede lo mismo con los paisajes de montaña, el representar este tipo de paisajes con todas las estribaciones y perfiles rocosos del paisaje montañoso es todo un reto pero también algo muy bonito.

lunes, noviembre 04, 2013

El paisaje como patrimonio

Cuadro al óleo de un paisaje de Valladolid
 El paisaje en un artista es de vital importancia pero no tan sólo para alguien que se dedica a pintar lo que se va encontrando a su paso sino en general cada vez se hace más necesario para toda la humanidad. Si hay algo que el hombre debería conservar como bien tanto natural como cultural ese es el paisaje. Paisaje que llevado al lienzo o no forma parte de nuestras vidas y deberíamos esforzarnos por cuidarlo. Son muchos los esfuerzos que se ponen con plena justificación por conservar el medio natural pero no se hacen los mismos esfuerzos por recuperar o mantener a nivel estético
Cuadro al óleo de una marina de la playa de las
Catedrales en Lugo
ese paisaje de vital importancia para el hombre ya que es muy posible dentro de no muchos años sea algo muy valorado por todos. Es evidente que quizás le preste demasiada atención a este tema siendo artista y dedicándome en gran parte a pintar cuadros sobre el paisaje a lo largo y ancho de toda España pero hay que reconocer que se hacen barbaridades como por ejemplo la colocación indiscriminada de esos molinos de viento que en los últimos años han brotado como setas en el paisaje u otros elementos arquitectónicos que malogran algo que es fundamental para el hombre. No pongo en duda la eficacia de estos elementos para recoger energía de un modo limpio pero creo que habría que incluirlos con cabeza ya que en ciertas ocasiones afean un paisaje que forma parte de la cultura del hombre. Ocurre básicamente lo mismo a la hora de introducir nuevos elementos arquitectónicos en un entorno rural, por ejemplo ¿cuántas veces hemos visto esos ayuntamientos o instalaciones deportivas de un estilo vanguardista junto a una catedral románica o un conjunto de edificios con siglos de antigüedad?. Todo es válido y todo ha de convivir sin problema pero encontrando el lugar apropiado para ello. Quizás como artista soy algo sensible a este tipo de cosas ya que en muchas ocasiones he tenido que dar muchas vueltas para pintar un cuadro ya que el motivo elegido que creía de un modo de repente había cambiado.
Los paisajes al formar parte del entorno en el que vivimos no solo son bonito por si solos al igual que sucede con los cuadros de paisajes, son interesantes desde el momento en que el paisaje nos aporta algo, no comunica algo o nos conmueve en ciertas cosas, forman parte de nuestra vida, de nuestras vivencias y recuerdos de ahí la necesidad de conservarlo intacto.