lunes, mayo 25, 2009

PAISAJE DE LA HIRUELA


La Hiruela se caracteriza por ser un pueblo de la Comunidad de Madrid que se situa en el extremo nor-oriental de la provincia y qu eestá situación a conformado un lugar aislado a lo largo de los años debído a su difícil acceso. No es así hoy en día donde uno puede acercarse a conocerlo facilmente.La pintura que presento es un óleo sobre lienzo que representa una vista del pueblo nevado en el momento que la nieve se está derritiendo y no queda mucha sobre los tejados de las casas.Es la hora de la tarde y las somras alargadas que producen las casas y árboles sobre la nieve son de color azulado.

martes, mayo 19, 2009

La Najarra



Hace unas semanas cuando aún había nieve en la Najarra decidí pintar esta montaña.
A pesar de la nieve que había en la cumbre la primavera estába entrando y eso se notaba en las variadas tonalidades de verde que había en el paisaje, tonos y hojas nuevas que daban infinidad de matices a la escena.

Este pico se situa entre los términos de Miraflores de la Sierra y Rascafría, es principio o fin (según se mire) de la cadena de montañas llamadas "La Cuerda Larga".

lunes, mayo 04, 2009

PINTURAS DE EL GUADARRAMA



Algunos paisajes de la Sierra de Guadarrama en Madrid.



Más información en: www.rubendeluis.com


La pintura al óleo


La pintura al óleo es una técnica de pintura en la que la materia colorida se obtiene de la mezcla del pigmento colorante con el óleo. Esta mezcla sirve para unir los distintos pigmentos entre ellos y estos con el soporte (por ejemplo, la tela). Los óleos que más se utilizan son los de linaza o de nuez. Los colores al óleo son colores obtenidos a partir de disolventes óleo-resinosos. Según la tradición, los crearon los pintores flamencos del siglo XV, pero en realidad se trata de una modalidad de pintura al temple. Los colores se trituran y se mezclan con el óleo de linaza o de nuez, se juntan en caliente con resinas duras (ámbar y copal) y se disuelven con óleos esenciales (lavanda, espliego, romero). Tradicionalmente, cada artista se preparaba los colores que necesitaba y fijaba el grado de dilución y de fluidez que le convenía. Actualmente, los colores al óleo se comercializan prefabricados en tubos, aunque a menudo tienden, con el tiempo, a estropearse a causa de una excesiva cantidad de óleo y de cera que se les añade para evitar su rápida desecación. Para conseguir colores más transparentes, y evitar así que determinados tintes, como el blanco, el verde y el azul, se vuelvan opacos, se suele añadir a los óleos grasos habituales, que producen una materia densa y viscosa, algunos óleos disolubles, también llamados oleos esenciales (uno de los más usados es la esencia de trementina) Una vez finalizada la pintura, es habitual pasarle una capa de barniz protector, que también puede usarse para dar más brillo al color o se puede aplicar entre las dos capas de color para evitar que el óleo de la capa superior, al pasar a la capa inferior, se seque y se estropee. Los barnices finales, cuando se secan, forman una película transparente. Antiguamente, la pintura al óleo se realizaba sobre una plancha de madera, y no siempre se ponía tela. A finales del siglo XV, en Venecia, se introdujo el uso de la tela montada encima de un bastimento. Otros soportes que se han usado a lo largo del tiempo son los muros, las tablas o las veladuras.(Texto recogido de Artelista)