martes, octubre 10, 2006

"Camino de Castilla ya no va nadie si no es polvo y arena que lleva el aire..."



En esta colección que aún estoy realizando pretendo captar la luz de Castilla, al menos una parte de esa luz que es la que más me interesa; la del atardecer.La luz de la tarde sobre Castilla es lo que proporciona esa temporalidad, ese ir y venir de las cosas, de algo que se acaba y algo que empezará. Algo especial se puede leer sobre las fachadas de las casas de adobe de estos pueblos donde la luz aliada del tiempo escriben su ir y venir.


El tiempo es una constante en todas mis colecciones pero es en esta colección donde quizá se vea más reflejado el paso del tiempo que abraza a viejos pueblos, olvidados castillos incluso a las gentes de estos lugares.Y el horizonte, que parece infinito en Castilla cuando uno lo contempla acompañado tan solo por el ruido del viento también está presente en muchas de estas pinturas aunque no de manera protagonista.

Salvo en alguna excepción he querido retratar lugares alejados de las rutas turísticas para tratar de llegar mejor al corazón de los protagonistas de esta serie de pinturas; la luz y el tiempo.

Publicar un comentario